Elon Musk, el Iron Man de la vida real.

Cuando hablamos de emprendedores de éxito hay una serie de nombres que se repiten: Bill Gates, Steve Jobs, Mark Zuckerberg… Son personas que han creado compañías que consumimos, directa o indirectamente, todos los días. Principalmente, la imagen de emprendedor por excelencia parece que reside en Steve Jobs, un hombre hecho a sí mismo, levanta una empresa con una marca que todos deseamos, es despedido de su propia compañía, pero a pesar de ello no se rinde, sigue luchando y trabajando, monta otros proyectos hasta que finalmente es readmitido y hace de Apple el gigante que es hoy. Jobs es uno de esos hombres sobre los que inspirarse… Pero no el único.

Hoy queremos traeros la historia de uno de los emprendedores de éxito más importantes del momento, y quizá de la historia. Hoy os presentamos a Elon Musk. Se comenta que el personaje de Tony Stark, el famoso y peculiar empresario que se esconde bajo el traje de Iron Man, está basado en su persona.

Para abrir el apetito, Ken Segall, ex-director creativo de Apple, padre del slogan ‘Think Different’ (Piensa Diferente) y de la ‘i’ identificativa al inicio de los productos de esta compañía, dijo que ‘Elon Musk es el nuevo Steve Jobs’; aunque muchos opinan que va un paso por delante. Además, Larry Page, fundador y CEO de Google dijo en una entrevista que ‘donaría toda su fortuna a Elon Musk antes que a la caridad. Tiene una mente privilegiada. Va a cambiar el futuro de la Humanidad.’

 

Elon Musk nació en 1971 en Sudáfrica, hijo de ingeniero sudafricano y modelo canadiense. A los 10 años aprende a programar de manera autodidacta y con 12 años vende su primer juego por 500 dólares. A esta misma edad, como dato anecdótico aunque significativo, había leído toda la biblioteca de su pueblo natal. En 1989 se muda a Canadá y en 1992 comienza sus estudios de Física y Empresariales. A los 28 años, en 1999, se convierte en multimillonario gracias a la venta de la compañía que había creado con su hermano Kimbal, Zip2. La cifra rondaba los 300 millones de dólares.

En ese mismo año, Elon funda su segunda empresa, X.com, una empresa de pagos por internet. Al año siguiente fue adquirida y daría origen a la famosa plataforma de pagos online PayPal. PayPal será vendida más adelante a eBay por 1.5 billones americanos (mil millones) de dólares. Como esencia de su espíritu emprendedor, resalta su actitud de seguir siempre innovando y construyendo nuevos proyectos que ayuden a conseguir su fin último, salvar a la humanidad. De este modo construye su tercera empresa en 2002, Space Exploration Technologies Corporation, más conocida como SpaceX, con el objetivo de construir los primeros vehículos espaciales para viajes comerciales al espacio. Hasta el momento, ha realizado viajes no tripulados a la Estación Espacial Internacional para llevar suministros, convirtiéndose en la primera empresa privada en llevar una nave a la Estación. Además, ha conseguido aterrizar uno de sus cohetes, Falcon 9, enmitad del océano, consiguiendo así su objetivo de reutilizar estos cohetes y hacer los viajes espaciales más baratos.

Otra de sus empresas es Tesla Motors. Tesla es una marca de coches completamente eléctricos enfocados al mercado de masas. Entre sus logros está el haber conseguido una autonomía de 265 millas (426 Km) con su Model S, estar a la cabeza mundial en la investigación y desarrollo de coches autopilotados (incluso poseen modelos que ya cumplen esta función), y adelantar a General Motors como el fabricante de coches más valorado de Estados Unidos.

 

Por si todo esto fuera poco, también está desarrollando un nuevo concepto de transporte con su proyecto Hyperloop. Hyperloop consiste en vagones propulsados a través de una red grandes conductos de baja presión que, gracias a la inexistente resistencia del viento, permite alcanzar velocidades de 700 millas/hora, o lo que es lo mismo, 1.126 km/hora. Además, las fuentes de energía de esta iniciativa son renovables.

En 2016, Elon compra SolarCity, una compañía de energía renovable que él mismo ayudó a construir a sus primos en 2006. De esta manera, SolarCity es convinada por Tesla Motors. ‘Energía solar y almacenaje llegan a su mejor versión cuando se convinan. Unidas como una sola compañía, Tesla (almacenaje) y SolarCity (energía solar) pueden crear residencias, comercios y redes escaladas de productos completamente integrados que mejoren el modo en que la energía se genera, almacena y consume’.

 

Por último, Elon se ha interesado en la Inteligencia Artificial. Se ha convertido en Co-Presidente de OpenAI, una compañía de investigación sin ánimo de lucro, cuyo objetivo es avanzar en la inteligencia digital para beneficiar a la humanidad. También, en 2017 se reveló que estaba respaldando una iniciativa llamada Neuralink, la cual pretende crear dispositivos para implantar en el cerebro humano y fusionarlo con software. Podríamos decir que están buscando crear los primeros ciborgs.

 

Es increíble pensar que una misma persona está desarrollando todos estos proyectos. Lo más llamativo es ver como no importan los campos de conocimiento que trate cada proyecto, sino como una actitud emprendedora, con ganas de cambiar el destino de la humanidad, provocan que un hombre impulse todo aquello que le motiva realizar, abriendo nuevos caminos propios de ciencia ficción. Por si todo lo comentado anteriormente no os ha sorprendido lo suficiente, su objetivo vital es colonizar Marte. Así es, llevar una colonia de terrícolas al planeta rojo. Cuesta creerlo, pero solo el tiempo nos dirá si estaba loco o, simplemente, su visión sobrepasa nuestras mentes. Pero una cosa está clara, todo lo que ha conseguido y conseguirá pasa por una conceptualización, planificación y ejecución excelente. Esto es la base para cualquier proyecto, más o menos ambicioso. Es aquí donde reside la clave del éxito.