¿Qué habilidades serán necesarias en el futuro?

Jóvenes emprendedores aprendiendo en el campamento Starters

Puedo decir, sin mucho riesgo a equivocarme, que no soy el único que no ha parado de escuchar casos y casos de profesionales que ('sorprendentemente’) no trabajan en aquello para lo que se formaron. Su experiencia fue que, a pesar de su especialización, su situación, ya sea por gusto u obligación, les llevó a aceptar un trabajo para en el que nunca pensaron que trabajarían. Generalmente, su respuesta suele ser que su formación no les aportó tanto a la hora de desarrollar su carrera profesional y que, realmente, lo que les ha servido ha sido otro tipo de habilidades que no venían descritas en su título.

La conectividad global, las máquinas inteligentes, los nuevos medios de comunicación, la longevidad, el resultado del mundo Big Data y las nuevas formas de producción en las organizaciones son factores que están transformando el universo laboral y las habilidades que se necesitarán para participar activa y productivamente en el futuro. Por lo tanto, la educación ya no debe girar en torno a campos específicos de conocimiento, sino que debe fomentar el desarrollo de competencias y habilidades multidisciplinares clave. Recuerden un concepto: profesional ‘en formar de T’.

Para concretar estos aspectos aparentemente tan abstractos, queremos compartir el informe ‘Future Work Skills 2020’ de Phoenix Research Institute. En este informe se han identificado 10 habilidades que en 2020 se considerarán imprescindibles para el éxito de cualquier profesional.

Estas 10 habilidades clave son:

  • Dar Sentido: capacidad de determinar el significado más profundo o  significativo de lo que se expresa. Es decir, competencia de síntesis de  los puntos clave que nos ayudan a crear una visión única antes de tomar decisiones.
  • Inteligencia Social: capacidad de conectar con los demás de una manera profunda y directa, para detectar y estimular las reacciones e interacciones deseadas. Los empleados socialmente inteligentes son capaces de evaluar rápidamente las emociones de quienes los rodean y adaptar sus palabras, el tono y los gestos. En consecuencia, esta es  una habilidad clave para colaborar y construir relaciones de confianza,  y  necesaria para  colaborar con grupos de personas en diferentes  contextos.
  • Pensamiento adaptativo: habilidad en el pensamiento y dar con soluciones y respuestas más allá de lo rutinario o basada en reglas ya que la innovación y creatividad requiere de un pensamiento novedoso y adaptable.
  • Competencias interculturales: capacidad de funcionar en diferentes entornos culturales. Esto no solo implica habilidades lingüísticas, sino también la capacidad de adaptación a las circunstancias cambiantes y la capacidad de detectar y responder a los nuevos contextos. Lo que hace que un grupo sea verdaderamente inteligente e innovador es la combinación de diferentes edades, habilidades, disciplinas y estilos de trabajo y las formas de pensar de los diferentes componentes.
  • Pensamiento computacional: capacidad de traducir grandes cantidades de datos en conceptos abstractos y comprender el razonamiento basado en datos. A medida que la cantidad de datos que tenemos a nuestra disposición aumenta exponencialmente, muchas más funciones requerirán habilidades de pensamiento computacional con el fin de dar sentido a esta información.
  • Alfabetización en nuevos medios: capacidad de evaluar críticamente y desarrollar contenido que usa nuevas formas de medios de comunicación aprovechando  estos medios para la comunicación persuasiva. La próxima generación de trabajadores tendrán que tener competencias fluidas en varios formatos como el video, serán capaces de “leer” y evaluar información  de forma crítica y comunicarla a través de diversos canales.
  • Transdisciplinariedad: capacidad para entender conceptos a través de múltiples disciplinas. El trabajador ideal de la próxima década es ‘en forma de T ‘, ya que poseen un profundo conocimiento de al menos un área, pero tienen la capacidad de conversar en el lenguaje de una amplia gama de disciplinas. Esto requiere un sentido de curiosidad y una disposición a seguir aprendiendo mucho más allá la educación formal.
  • Mentalidad de Diseño: capacidad de representar y desarrollar tareas y los procesos de trabajo para lograr los resultados. Por ejemplo ser capaces de planificar nuestros ambientes para que sean conducentes a los resultados que más nos interese. Los trabajadores del futuro tendrán que convertirse en expertos en reconocer que tipo de forma de pensar requiere cada tarea y reacondicionar los  ambientes de trabajo para mejorar su capacidad para realizar estas tareas.

 

El objetivo de los campamentos Starters es que los participantes comprendan la importancia de aprender constantemente y de desarrollar habilidades diferentes a las que están relacionadas de manera directa con su formación específica. Como nos gusta decir en Starters, tu especialización te define, pero tu actitud te determina.